Las tradiciones familiares: cimientos para la lengua de herencia y la identidad de los niños.

Actualizado: 9 sept


Cada familia de inmigrantes necesita decidir si desea o no que sus miembros adquieran o conserven la lengua de herencia de su país de origen, ya sea comunicarse entre ellos o con los parientes en el extranjero o para construir su identidad ante la presencia de la lengua mayoritaria y fortalecer la historia familiar.




Por otro lado, la adquisición y/o aprendizaje de la lengua herencia se produce principalmente en el hogar. Dentro de este contexto familiar se llevarán a cabo la mayoría de las experiencias lingüísticas creadas a partir de los relatos familiares, la literatura, la música, el arte o los juegos.

Se suman a este abanico de posibilidades las tradiciones, las comidas y las celebraciones familiares, como espacios ricos y multifacéticos de comunicación en la lengua de herencia, formando parte inseparable de una cultura y por lo tanto, de la identidad de los miembros cada sociedad.

Propiciar las costumbres del país de origen y las historias de vida que conviven detrás de cada miembro como disparadores de actividades para el desarrollo del lenguaje, nos permite realizar conexiones múltiples y variadas que facilitan una adquisición integral y significativa de la lengua de herencia.

Asimismo las costumbres y tradiciones enriquecerán la personalidad de nuestros niños con el conocimiento del mundo y las diferencias étnicas y crearán lazos naturales entre abuelos, padres, primos, tíos, uniendo generaciones y culturas.


En otras palabras, las caraterísticas principales de las actividades culturales son:


  • Construyen lazos y un sentido de pertenencia entre los miembros

  • Se encuentran en todas las culturas y tipos de sociedades.

  • Generan ámbitos de ocio y descanso, fundamentales para cada individuo.

  • Dan espacio a fiestas y festividades propias de una cultura, país o región.

  • Integran, en la mayoría de las ocasiones, las costumbres y tradiciones de las otras culturas.



Por medio de los eventos de tradiciones familiares, la transmisión de la cultura y las costumbres, los niños y jóvenes crean nuevas dimensiones orientadas a:


  • la construcción de su propio proyecto de vida

  • fortalecer la solidaridad y la dignidad con derechos y deberes.

  • vivenciar la identidad histórica-social

  • desarrollar la competencia ciudadana

  • activar la creatividad para la resolución de conflictos


Entre las costumbres y tradiciones más significativas contamos las reuniones familiares en torno a la mesa, las celebraciones de los cumpleaños y otros acontecimientos festivos, como pueden ser los de origen religioso o social, de la comunidad de residencia.


Para dar un ejemplo de actividad familiar que posibilite integrar a los miembros del grupo con las costumbres y tradiciones y en forma natural, desarrollar la lengua de herencia, podría ser armar el "cartel del evento".

La idea es que, de forma simple y amena, se construya un cartel que dé presencia a las distintas personas, sus opiniones, gustos y preferencias como sentimientos. Y que dicho trabajo quede como recuerdo del encuentro.

Se necesita:

  1. Una cartulina, preferentemente de color claro.

  2. Tarjetas o cartelitos blancos, uno por cada persona presente (tener en cuenta que quizás deseen realizar algún cartelito para alguien que esté ausente)

  3. Papeles de colores

  4. Marcadores

  5. Pegamento y tijeras

  6. Adhesivos de colores, temáticos por ejemplo, comida, ropa, deportes. etc. (a criterio de cada familia)



¿Cómo lo armamos?

  1. Escribir en el centro de la cartulina la palabra Nosotros (y también nosotras, si el grupo lo deseara) o el nombre del evento. Por ejemplo. Pascuas 2022, Pesaj 5782, etc.

  2. Entregar un cartelito a cada miembro y pedirle que lo "personalice". Es decir, necesita escribir su nombre y puede:

a. dibujar algo que le guste relativo a la celebración (una comida, una flor, etc.) y su nombre.

b. escribir el título de una canción, un poema, cuento o imagen relacionados con la fecha celebrada.

c. decorar su cartelito con los adhesivos, papeles de colores, etc.


3. Cada miembro de la familia coloca (pega) su cartelito alrededor de la palabra central escrita en la cartulina grande.

Si lo desean, se puede realizar una decoración colectiva extra en la cartulina y colgarla en algún sitio de la casa. Por supuesto, tomar una foto del trabajo realizado.


Esta tarea, como otras, suelen ser bien recibidas tanto por niños como por adultos, siempre teniendo en cuenta que no es una obligación, que es un momento de algo compartido, por el afecto y la vida en familia. La presencia gráfica de los distintos miembros, el uso de la lengua de herencia y la integración de los distinto trabajos le dará continuidad a la reunión y será fuente de charlas espontaneas y/o "intencionales" con el correr del tiempo.

Por último, recordar que la lengua heredada tendría que ser la lengua vehicular, permitiendo el intercmabio y/o uso de términos en otro idioma, si faltara u no recordasen alguna palabra, en este caso, en español. La adquisición y/o aprendizaje por parte de los hablantes de herencia necesita, ante todo, ser parte de una estrategia familiar basada en el bilingüismo respetuoso y la inclusión de la familia extendida.


Y no te olvides, comparte tus experiencias, son importantes para aprender y crecer. Me encantaría leer tus comentarios.


Nota: Esta publicación cuenta con otras ideas y recomendaciones sugeridas en el blog de ELECI, Capacitación Integral para niños y adolescentes. y desarrolladas en los módulos de formación bajo el enfoque pedagógico ELECI.


Otras referencias:


Demkura, C. (2021) Diez ideas para una crianza multilingüe respetuosa


Fritzler, M. (2021). Lengua de herencia: El motor afectivo para re-construir la identidad heredada en Israel. Actas del XXXI Congreso Internacional de ASELE. (en edición)








184 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo