• Black Facebook Icon
  • Black Twitter Icon
  • Icono negro LinkedIn
  • Black Pinterest Icon
  • Black Instagram Icon

© Marcela Fritzler 2016 Política de Privacidad

Módulo 3.1

Tecnologías

educativas  

e

Inteligencias

Múltiples 

Introducción

Los principios y enfoques que sustentan este  curso se resumen en:

1. El principio del desarrollo del pensamiento, que contempla la construcción de habilidades de "pensamiento de orden superior"

(Por ejemplo: análisis, síntesis, pensamiento crítico, etc).

2. El principio de la relevancia y la autenticidad que se refiere al uso de ejemplos auténticos (acontecimientos de la vida cotidiana  o de informaciones obtenidas de los diferentes medios de comunicación) para  transformar el proceso en una situación importante e interesante, acercando al alumno a los temas estudiados.

3. El enfoque constructivista que promueve  la adquisición del conocimiento en forma activa, es decir   permite al alumno elaborar, procesar y construir por sí  mismo los conocimientos, siendo la base de todo el proceso de enseñanza y aprendizaje.

4. El enfoque de enlace,  destaca que  en el aprendizaje,  la adquisición de destrezas del pensamiento  y las tecnológicas están relacionadas con la enseñanza de los contenidos.

5. El enfoque contextual que se basa en el criterio de temas  organizadores que lideran el desarrollo de los contenidos aprendidos, para ayudar a los estudiantes a comprender la conexión entre nociones y principios tecnológicos  en   distintos contextos.

Según la Comisión Europea la competencia básica "aprender a aprender" se define como “la capacidad para proseguir y persistir en el aprendizaje, organizar el propio aprendizaje, lo que conlleva realizar un control eficaz del tiempo y la información, individual y grupalmente. Esta competencia incluye la conciencia de las necesidades y procesos del propio aprendizaje, la identificación de las oportunidades disponibles, la habilidad para superar los obstáculos con el fin de aprender con éxito. Incluye obtener, procesar y asimilar nuevos conocimientos y habilidades así́ como la búsqueda y utilización de una guía.

Aprender a aprender significa que los estudiantes se comprometan a construir su conocimiento a partir de sus aprendizajes y experiencias vitales anteriores con el fin reutilizar y aplicar el conocimiento y las habilidades en una variedad de contextos: en casa, en el trabajo, en la educación y la instrucción. En la competencia de la persona son cruciales la motivación y la confianza.”

Podríamos hacer referencias a conceptos de  Marc Prensky cuando explica que  los principales cambios educativos que deberíamos aplicar para beneficiar a los estudiantes son cuatro:

"El primero, y más fácil, es descubrir el interés y la pasión de cada uno de nuestros estudiantes, respetarlos y basar nuestra enseñanza en estos aspectos.

El segundo es orientar la educación a las competencias, en lugar de hacia el conocimiento.

El tercero es centrar la  educación en logros del mundo real y no en ejemplos.

 Y el último cambio, consiste en que el plan de estudios se enfoque al  pensamiento eficaz, la acción efectiva, las relaciones efectivas y el cumplimiento efectivo y no en las matemáticas o las ciencias sociales”. Porque en definitiva “…el verdadero objetivo de la educación es convertir a los estudiantes en personas buenas, competentes y flexibles capaces de mejorar el mundo en el que vivimos. El aprendizaje es únicamente un medio para conseguir este fin.”

El camino para llegar a la significatividad y sentido del aprendizaje involucra aprender, hacer, equivocarse, desaprender y luego volver a aprender, retomando el camino, no en forma lineal sino en un espiral donde volvemos al mismo lugar pero un paso más adelante. En el momento en que el aprendiente logra involucrarse íntimamente con el proceso es que logra plasmar sus deseos y alcanzar las metas.

Aprender a conocer, a hacer, a ser y a vivir con los demás.

Una pedagogía:

- expandida, porque puede suceder en cualquier momento y lugar; en el aula, en la casa, en el parque.

-personalizada, es decir adaptada a las necesidades del alumno y su entorno, dándole libertad y autonomía.

-invertida, convirtiendo al alumno en el centro del aprendizaje, otorgando la posibilidad de construir  su saber

-innovadora, propiciando una actitud de investigación-acción como vehículo para generar nuevos conocimientos

.emergente, “como el conjunto de enfoque e ideas pedagógicas que surgen alrededor del uso de las Tics … y que intentan aprovechar todo su potencial comunicativo, informacional, colaborativo, interactivo, creativo e innovador en el marco de una nueva cultura de aprendizaje”, tal como lo definen Jordi Adell y Linda Castañeda.

¿Las tecnologías de la información y el conocimiento on la solución?

 

NO,  son herramientas, recursos que ayudan en la labor docente

 

Son un conjunto de servicios y un inmenso banco de recursos que

los profesores tenemos a disposición para facilitar nuestra labor,

para dar clase dentro y fuera del aula y transformar el aprendizaje

en algo significativo e innovador

 

La tecnología llegó para quedarse en nuestras vidas y es fundamental

que nos adaptemos los antes posibles, y dado que somos seres

sociales, los niños y la escuela no quedan afuera del revolucionario

cambios, en donde los actores de la comunidad educativa

debemos tomar conciencia del gran significado del cambio del

paradigma educativo.
Por todo esto exponemos  que  las tecnologías ayudan a quebrar

la exclusión educativa, a ampliar los horizontes, a permitir conocer

otros mundos, otras lenguas, otras culturas. A saber que existe

algo más allá del horizonte de las paredes de la escuela o de la

una casa.  Son herramientas para dar la mano,  para cruzar brechas

y sentirnos todos parte de nuestro futuro.

La transformación abarca: los educadores y educandos, los

valores educativos (humanismo radical, democracias sustantiva, justicia social), objetivos claros; técnicas, métodos, didácticas y tecnologías coherentes.

El desarrollo de la cultura digital en la escuela está muy vinculado uso por parte de los profesores de los recursos existentes.

Es por ello que es importante incidir en la competencia digital del profesorado.

La formación TIC ha estado sobre todo centrada en los aspectos más instrumentales de la tecnología y no tanto en el uso real de los nuevos medios digitales en el aula y su función en el desarrollo profesional docente, la actualización continua y la generación de comunidades virtuales de aprendizaje y colaboración profesional en el uso de recursos educativos.

    Las TIC se han convertido en un eje transversal de toda acción formativa donde casi siempre tendrán una triple función: como instrumento facilitador los procesos de aprendizaje (fuente de información, canal de comunicación entre formadores y estudiantes, recurso didáctico…), como herramienta para el proceso de la información y como contenido implícito de aprendizaje (los estudiantes al utilizar las TIC aprenden sobre ellas, aumentando sus competencias digitales).

Los formadores necesitan utilizar las TICs en su labor diaria  y este proceso comprende tres fases: 

     
– En la fase PRE-ACTIVA de preparación para la intervención: para buscar información con la que planificar las intervenciones formativas y definir y actualizar los contenidos de los programas formativos; para preparar o seleccionar apuntes, materiales didácticos y actividades formativas para los estudiantes; para buscar páginas web, bibliografía y otros materiales de repaso o ampliación de conocimientos; para documentarse sobre lo que hacen otros colegas y otras instituciones con el fin de mejorar la propia práctica; para elaborar la propia web docente, centro de recursos personal donde cada formador va ordenando los materiales digitales propios y los enlaces de Internet que tienen interés para su trabajos y sus estudiantes; etc…

   
– En la fase ACTIVA de intervención formativa. Si la formación se imparte en línea a través de un Entorno Virtual de Aprendizaje (EVA), las TIC constituyen la infraestructura básica imprescindible, la plataforma tecnológica que facilita los recursos para el aprendizaje y la interacción entre formadores y estudiantes (materiales didácticos, aulas virtuales, foros, tutorías…). Si la formación es presencial, el apoyo de las TIC cada vez resulta más indispensable: utilización de materiales informativos y didácticos digitalizados en las actividades de enseñanza y aprendizaje que se realicen con los estudiantes, utilización de infraestructuras tecnológicas de apoyo didáctico como la pizarra digital y las aulas informáticas, tutorías complementarias en línea, foros de discusión entre formadores y alumnos, asesoramiento a los estudiantes en el uso de las TIC, tal vez ejercicios auto-correctivos y alguna prueba de evaluación en línea, etc.

Finalmente, en la fase POST-ACTIVA, las TIC facilitan la propuesta de actividades complementarias a realizar, la recepción de trabajos y envío de comentarios y correcciones on-line, la atención de nuevas consultas mediante la tutoría virtual, la realización de algunas gestiones administrativas del formador (entrada de notas…) telemáticamente, etc.


A partir de estas consideraciones, que abarcan un amplio espectro de las actividades del formador, se comprende que para integrar y utilizar con eficiencia y eficacia las TIC el formador necesita conocer las herramientas que tiene a su disposición y también una formación didáctica que le proporcione un “buen saber hacer pedagógico” con las TIC.

Por las múltiples aplicaciones innovadoras que tiene en todos los ámbitos de nuestra sociedad, el conocimiento y aprovechamiento personal y profesional de los servicios que proporciona Internet constituye la parcela más relevante de las competencias en TIC que deben tener los formadores, sin olvidar el resto de las competencias básicas en TIC que necesita todo ciudadano y otras competencias TIC específicas de su campo profesional, muy especialmente la aplicación de estos instrumentos tecnológicos con fines didácticos para facilitar los aprendizajes de los estudiantes.

 

 

 

En otra palabras, Internet y las redes sociales son los nuevos parques y nuevos patios donde crecen y se socializan nuestros hijos (Rial y Salgado, 2018) y/o estudiantes.

Estos nuevos sitios y sus servicios constituyen el espacio para informarse, aprender y comunicarse, abierto sin fechas ni horarios, con imagen y voz, en el que pueden participar adultos, jóvenes y niños

   

Integrar las tecnologías

En los últimos años se han desarrollado diferentes modelos  para implementar las tecnologías en el aula y lograr un aprendizaje significativo como hemos mencionado anteriormente

Entre los modelos destacaremos dos, TPACK y SAMR, ya que consideramos que sus lineamientos responden al enfoque y los objetivos que persigue este curso

 

TPACK 

 

Es el acrónimo de la expresión «Technological PedAgogical Content Knowledge» (Conocimiento Técnico Pedagógico del Contenido). Es un modelo que identifica los tipos de conocimiento que un docente necesita dominar para integrar las TIC de una forma eficaz en la enseñanza que imparte

Para un docente la integración eficaz de tecnología en la enseñanza resultará de la combinación de conocimientos del contenido tratado, de la pedagogía y de la tecnología pero siempre teniendo en cuenta el el contexto particular en que se aplica.

Más información en TPACK un modelo para profesores de hoy, por Javier Turrón (2016)

SAMR

 

El modelo SAMR desarrollado por el Dr. Ruben R. Puentedura, fue presentado por primera vez en   2003. 

Sin embargo, la primera versión oficial del modelo fue desarrollada para el Estado de Maine en Estados Unidos de América y aprobada por ese equipo (Puentedura, 2006, 2009).

La finalidad del modelo SAMR es ayudar a los docentes a evaluar la forma en que están incorporando las tecnologías en sus aulas y de esta manera, conocer qué tipo de usos de la tecnología tienen un mayor o menor efecto sobre el aprendizaje de los estudiantes (Puentedura, 2008). Consiste en un conjunto jerárquico de cuatro niveles y dos capas que describen el uso de herramientas tecnológicas:

Mejora:

Sustitución. Es el nivel más bajo de uso de la tecnología. Se sustituye una herramienta por otra sin que exista un cambio

metodológico, por ejemplo, en vez de usar papel y lápiz se escribe en un procesador de texto, sin hacer uso alguno de sus

demás funciones.

Aumento. La tecnología remplaza otra herramienta y le añade mejoras funcionales que facilitan la tarea, sin embargo, no hay

un cambio en la metodología y el efecto en los resultados de aprendizaje de los estudiantes puede ser mínimo o nulo. Por

ejemplo, usar el corrector ortográfico o las funciones de copiar-pegar en el procesador de texto.

Transformación:

Modificación. Implica un cambio metodológico en el cual la tarea a realizar es rediseñada por la introducción de la tecnología.

En el ejemplo citado anteriormente, el procesador de texto permite ver mejoras significativas en el desempeño académico de los estudiantes si se incorporan herramientas en red como el correo electrónico, los blog y las redes sociales.

Redefinición. En este último nivel se crean nuevas actividades  ambientes de aprendizaje que, sin el uso de la tecnología disponible serían imposibles. Por ejemplo, los alumnos colaboran en tiempo real en un mismo documento y añaden a su producto final elementos multimedia creados por ellos

mismos.

Texto completo en

Modelo de Sustitución, Aumento, Modificación y Redefinición (SAMR): Fundamentos y aplicaciones

El proceso de enseñanza y aprendizaje ha experimentado una serie de cambio surgidos desde perspectivas diversas que engloban lo geopolítico, lo socioeconómico y lo socilingüistico.

 

 

 

 

El aprendizaje no es una etapa específica ni se desarrolla en un espacio cerrado y único. El entorno de aprendizaje deja de ser formal para ser interactivo y colaborativo. "El foco pasa del contenido al proceso del tratamiento de la información: cómo almacenarla, analizarla y aplicarla. El profesora pasa de ser un transmisor de contenidos a un creador y consumidor de los mismos". (M. Freire, 2015)

En otras palabras, el docente es un guía para facilitarle la vía a la adquisición y transferencia del conocimiento a sus estudiantes.

De ahí que el proceso de enseñanza y aprendizaje esté centrado en el estudiante e intente,  en especial,  respetar sus necesidades y caracterísitcas.

Las inteligencias múltiples y los estilos de aprendizaje.

De las inteligencias múltiples a la educación personalizada

La Teoría de las Inteligencias Múltiples fue ideada por el psicólogo estadounidense Howard Gardner como contrapeso al paradigma de una inteligencia única. 

Gardner propuso que la vida humana requiere del desarrollo de varios tipos de inteligencia. Así pues, Gardner no entra en contradicción con la definición científica de la inteligencia, como la «capacidad de solucionar problemas o elaborar bienes valiosos».

( Bertrand Regader)

 

La investigación de Howard Gardner ha logrado identificar y definir hasta ocho tipos de inteligencia distintas. Durante  el transcurso de los módulos de este curso intentaremos  explicar en forma detallada que implica cada una de dichas inteligencias y cuál serían las aplicaciones tecnológicas que nos ayudarían a desarrollarlas entre nuestros estudiantes de lengua extranjera y/o lengua de herencia.

Tarea

1. Lee con atención los textos presentados

2. Mira los vídeos y toma nota de los puntos más importantes

3. Busca y comparte en el grupo de Facebook Formación de profesores de ELE para niños y adolescentes una artículo o vídeo, información referida al uso de las tecnologías en el aula de lenguas extranjeras.

4. Mira el vídeo, analiza el mensaje que desean transmitir y escribe una breve reflexión teniendo en cuenta los conceptos desarrollados en este módulo.

Metéforicamente :

¿Qué representan cada personaje del corto? ¿ Y la cerámica?

¿Dónde están y por qué?

¿Cómo están en los diferentes momentos del vídeo?

¿Cuál es tu conclusión?

5. Comparte en un mural  tu opinión, incluye alguna imagen alusiva a tus comentarios

Aplicaiones sugeridas

Canva

 Genially

Fecha de entrega : 11 de noviembre

¡Suerte!